STYLE BY GRACE TRAVEL

Yellow and Polka Dots

   

Los planes improvisados dicen que son los mejores, y yo opino lo mismo.
Y es que, este fin de semana nos escapamos a la playa. Lo decidimos a última hora, ya que para el fin de semana daban una temperatura fabulosa, y si a eso le añadimos, que el lunes era festivo en la Comunidad Autónoma de Aragón, pues no nos pudimos resistir a poner rumbo a Alcocéber.

Finalmente, nos hizo un tiempo agradable, no tan bueno como esperábamos, pero igualmente, disfrutamos de los paseos por la playa, granizados e incluso aprovechamos para hacer un poco de turismo.

Para los que no conocéis Alcocéber, es un pequeño núcleo costero que consta de diez kilómetros de costa repartidos en cinco playas de gran calidad y diversas calas vírgenes, siendo uno de los pocos pueblos que no se encuentra totalmente urbanizado.

Desde que conocí a Luis, son muchas las escapadas que hemos realizado a este pueblecito costero, ya que sus padres disfrutan de un apartamento allí.

Pero fue nuestro primer año de novios, cuando Luis me llevó a conocer la Ermita de santa Lucía. Y me apetecía mucho volver a verla, ya que han transcurrido nueve años desde entonces… ¡Como pasa el tiempo!

Cuenta la leyenda que un día de tormenta unos pescadores faenaban en alta mar, cuando les sorprendió una gran tempestad. Al verse en peligro y ante el temor de no poder soportar dicho temporal, rezaron a la Virgen haciéndole la promesa de que si los salvaba del naufragio y de morir ahogados, pudiendo volver sanos y salvos a casa, construirían una ermita para venerarla y dar las gracias por haber vuelto a nacer.

Buscarían el punto más alto de la costa, para que todo el mundo desde mar o tierra pudiese contemplar la ermita y poder visitarla.

Esta es la versión que cuentan los vecinos de Alcocéber sobre la ermita de Santa Lucía y que generación tras generación ha ido contándose de padres a hijos, de abuelos a nietos llegando así a nuestros días.

Merece la pena subir porque las vistas son increíbles, y si vais justo al atardecer el paisaje es de ensueño.

Como veis en las fotos, mi TOP de lunares blancos y amarillo no puede lucir mejor, y es que, el blanco de la Ermita resalta muchísimo el look que escogí para pasar la tarde.

Es una blusa maravillosa, con los botones en la parte central, es uno de los “must have” de la temporada, y si es que algo no vais a dejar de ver en las tiendas esta primavera-verano son los botones, en la parte central; de todos los tamaños y texturas, en vestidos, blusas, faldas, etc… Personalmente, no puedo estar más contenta con esta tendencia, ya que hace las prendas mucho más femeninas.

Ahora, os dejo un look muy similar (link de todas las prendas) :

 

1/2/3/4/5

3 Comments

  • Reply
    SARA GRACIA
    abril 25, 2018 at 7:52 pm

    Adoro esa blusa, mañana mismo voy a por ella! 🙂

  • Reply
    Begoña
    abril 25, 2018 at 8:44 pm

    Precioso post.y tú guapísima

  • Reply
    Mila Martínez
    abril 26, 2018 at 9:13 am

    Que bonito lugar y que bonita leyenda.. una maravilla de post, como todos siempre cuentas cosas muy interesantes! Estas guapísima cariño!! Este look no me puede gustar más..lo tiene todo es femenino, glamuroso, coqueto y tan veraniego ..y lo cierto es que apetecen ya este tipo de looks verdad? Me chifla la blusa y las sandalias son divinas!! Estas de diez .. simplemente me encantas!!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.