Seguimos con la decoración oriental, si el otro día os contaba un poco sobre los jarrones japoneses inspirados en los jarrones chinos y coreanos, hoy os voy hablar del estilo artístico Chinoiseri.

Como bien nos dice la Wikipedia “se refiere a un estilo artístico europeo que recoge la influencia China y se caracteriza por el uso de diseños propios de China, la asimetría, caprichosos cambios de tamaño, el uso de materiales lacados y abundante decoración. La chinoiserie entró en Europa aproximadamente en el último cuarto del siglo XVII y su auge se produjo a mediados del siglo XVIII, cuando se fue asimilado por el rococó.”

Desde el Renacimiento hasta el siglo XVIII los diseñadores occidentales trataron de imitar la sofisticación técnica de la cerámica china, alcanzando un éxito parcial. La imitación de los diseños chinos empezó a finales del siglo XVII, se incorporó a la producción de porcelana, normalmente en conjuntos de té y se hizo muy popular durante el rococó chinoiserie (alrededor de 1740–1770).

Las primeras trazas de chinoiserie aparecieron a principios del siglo XVII en el arte de las naciones con colonias en la India, Holanda e Inglaterra y, desde mediados de siglo, también Portugal. La cerámica realizada en Delft y otras zonas de Holanda adoptaron la decoración blanca y azul del arte de la Dinastía Ming   de principios de siglo, y los primeros trabajos en cerámica de Meissen y otras regiones ricas en la producción de porcelanas imitaron también las formas chinas de los platos, vasos y conjuntos de té.

Pero en la China imaginada por los artesanos, los mandarines vivían en preciosos paisajes montañosos con puentes de telaraña, llevaban parasoles floreados y vivían en sutiles construcciones de bambú acechadas por dragones y fénix mientras en los alrededores los monos se balanceaban en sus árboles.

Los pabellones de «estilo chino» aparecieron en los parterres de finales del barroco y rococó de Alemania y Rusia y en los paneles de azulejos de Aranjuez, municipio cercano a Madrid. Se construyeron «villas chinas» en Drottningholm, Suecia y Tsarskoe Selo, Rusia. También se rindió un sobrio homenaje a los adornos de la primera etapa Qing. El tang evolucionó en una mesa georgiana y sillas de brazos de respaldos cuadrados apreciada por los caballeros ingleses. No todos los principios de diseño de chinoiseries estaban influidos por la cultura china, también se incorporaron elementos de la decoración japonesa, como paredes de empapelar pintados con elementos «japoneses», figurillas de cerámica y ornamentos de mesa.

 

Empezaron a construirse pequeñas pagodas en los salones, y otras mayores en los jardines. En Kew hay una enorme pagoda diseñada por Sir William Chambers. Más tarde se construyó una réplica de esta pagoda en el Englischer Garten de Múnich. Durante el advenimiento del neoclasicismo de la década de 1770 en adelante se profundizó más en las extravagancias decorativas. Durante el auge de las decoraciones «griegas», Jorge IV de Inglaterra mandó construir el Royal Pavilion la fábrica de porcelana y la fábrica de porcelana de Worcester imitó la porcelana imari. Algunas casas de enorme tamaño, como la Casa Loma, en ocasiones disponían de una casa de huéspedes decorada en estilo chinoiserie, con una cama de estilo chino, las paredes empapeladas con temas de fénix y dragones y porcelana china. Otras inspiraciones exóticas incluyen los temas turcos.

Con esta pequeña introducción, ahora nos adentramos en el estilo Chinoiserie dentro del mundo de la decoración: 

Las imágenes que identifican el estilo Chinoiserie, pueden ser a menudo diseños asimétricos y con colores contrastantes, y es posible encontrar multiplicidad de muebles y accesorios para el hogar de este estilo.

En este estilo artístico europeo, Chinoiserie, es posible encontrar diseños propios de China, y puede que resulten decoraciones un tanto recargadas, pero que de todos modos tiene un atractivo especial, dado ese aire exótico de los diseños, y una combinación de motivos que tienen algo de relajantes y también de alegres.

Estos motivos de inspiración oriental pueden ser: pájaros, montañas, árboles, flores, y pagodas, mientras que los colores pueden variar, y destaco una mezcla que me gusta mucho, es la del negro y dorado, y los toques de rojo, algo así como la imagen posterior.

Este estilo de diseño, el Chinoiserie, que refleja la influencia oriental a través de determinados patrones, hoy en día es posible encontrarlo en todo tipo de piezas. Algunas de los objetos ornamentados con este arte pueden ser, gabinetes, armarios, consolas, biombos, porcelana, lámparas y textiles con estampados Chinoiserie muy variados, también papel pintado y alfombras entre otros objetos de decoración.

Estas fotos son sw salones y entradas, pero mirar que bonitos quedan para un dormitorio….

Bueno aquí va un ejemplo que incluso os podéis animar a poner este estampado en un cuarto de baño.

Sobre todo el papel tapiz, o papel pintado con estos diseños Chinoiserie, hacen que un espacio adquiera un aire teatral, y además de ese dejo dramático, permite crear un ambiente elegante y refinado.

Ya tengo pensado donde va estar reflejado este estilo en nuestra futuro hogar (http://gracebeggystyle.com/decorating/myhome/nuestro-futuro-hogar/), y es en forma de papel pintado, en la entrada del piso, os enseño cual es mi preferido y el que tiene todas las papeletas para ganar además añado unos cuantos más para que veáis más ejemplos.

Es de la casa de papeles pintados Grande Corniche.

Otra idea que también me fascina es a modo de cuadros grandes, os pongo imágenes para que me entendáis:

La verdad que elegir piezas o materiales de este estilo para tu hogar le aportarán un estilismo exótico muy característico.

Las claves de cómo conseguirlo podríamos decir que son, con las siguientes piezas:

La cerámica en blanco y azul, propia del arte de la Dinastía Ming de principios de siglo, resulta imprescindible en platos, vasos y conjuntos de té. ( http://gracebeggystyle.com/decorating/orient-style-chinese-vase/)

Tanto la vajilla como las telas, papeles de pared, etc., reproducen preciosos paisajes montañosos con puentes, árboles, pagodas, parasoles floreados, pájaros y sutiles construcciones de bambú que nos transportan a China. Los colores son fuertes y vibrantes y pueden variar desde el negro y dorado con toque en rojo, hasta los verdes y azules con toques amarillos.

–  El papel tapiz o papel pintado con estos diseños Chinoiserie, hacen que un espacio adquiera un aire teatral, y además de ese punto dramático, que permite crear un ambiente elegante y refinado.

 

Bueno que,  ¿Os voy convenciendo con la decoración oriental?

 

written by Grace.
www.gracebeggystyle.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share: